martes, 21 de junio de 2011

El OBISPO EXHORTA A LA DIÓCESIS A PREPARARSE A LA FESTIVIDAD DE LOS APÓSTOLES SAN PEDRO Y SAN PABLO CON LA REFLEXIÓN DE “LUMEN GENTIUM”, N. 23.

(Véase: http://www.obispadozaratecampana.org/)

CONSTITUCIÓN DOGMÁTICA “LUMEN GENTIUM”, SEGUNDA PARTE (# 23-59)
n. 23: RELACIONES DE LOS OBISPOS DENTRO DEL COLEGIO

“La unión colegial se manifiesta también en las mutuas relaciones de cada Obispo con las Iglesias particulares y con la Iglesia universal. El Romano Pontífice, como sucesor de Pedro, es el principio y fundamento perpetuo visible de unidad[66] así de los Obispos como de la multitud de los fieles. Del mismo modo, cada Obispo es el principio y fundamento visible de unidad en su propia Iglesia[67], formada a imagen de la Iglesia universal; y en todas y de todas las Iglesias particulares queda integrada la sola y única Iglesia católica[68]. Por esto cada Obispo representa a su Iglesia, tal como todos ellos, a una con el Papa, representan toda la Iglesia en el vínculo de la paz, del amor y de la unidad.
Cada uno de los Obispos que es puesto al frente de una Iglesia particular, ejercita su poder pastoral sobre la porción del Pueblo de Dios que se le ha confiado, no sobre las otras Iglesias ni sobre la Iglesia universal. Pero, en cuanto miembros del Colegio episcopal y como legítimos sucesores de los Apóstoles, todos deben tener aquella solicitud por la Iglesia universal que la institución y precepto de Cristo exigen[69], la cual, si bien no se ejercita por acto de jurisdicción, contribuye, sin embargo, grandemente al progreso de la Iglesia universal. Todos los Obispos, en efecto, deben promover y defender la unidad de la fe y la disciplina común en toda la Iglesia, instruir a los fieles en el amor de todo el Cuerpo Místico de Cristo, principalmente de los miembros pobres y de los que sufren o son perseguidos por la justicia (cf. Mt., 5, 10), promover en fin, toda acción que sea común a la Iglesia, sobre todo en orden a la dilatación de la fe y a la difusión de la luz de la verdad plena entre todos los hombres. Por lo demás, es cosa clara que gobernando bien sus propias Iglesias como porciones de la Iglesia universal, contribuyen en gran manera al bien de todo el Cuerpo Místico, que es también el cuerpo de las Iglesias[70]”.
EL PAPA, SIGNO VISIBLE DE LA COMUNIÓN ECLESIAL
LA DIÓCESIS DE ZÁRATE-CAMPANA FUE CONSAGRADA AL CORAZÓN DE JESÚS
La diócesis de Zárate-Campana fue consagrada solemnemente al Sagrado Corazón de Jesús el 8 de mayo de 2009, en la iglesia co-catedral de Belén de Escobar y este año cumplirá, precisamente en julio, su XXV aniversario, desde su creación por parte del Papa Pablo VI.
EL PAPA PAULO VI CREÓ LA DIÓCESIS DE ZÁRATE-CAMPANA EN 1976

LA CELEBRACIÓN DE SAN PEDRO Y SAN PABLO
PEDRO Y PABLO
El Obispo celebrará la misa de los Santos Apóstoles en el Seminario diocesano “San Pedro y San Pablo” (donde también se tendrá la adoración eucarística por las intenciones del Papa en su sexagésimo aniversario sacerdotal) y la solemnidad del Sagrado Corazón en la iglesia catedral de Santa Florentina (Campana). Distintas parroquias, delegaciones pastorales, asociaciones y movimientos se han comprometido para las 60 horas de adoración eucarística, pidiendo por las intenciones del Santo Padre y la Iglesia, tales como, entre otras, la iglesia catedral de Santa Florentina, la iglesia co-catedral de Belén de Escobar, las delegaciones de juventud, misiones y catequesis y distintas asociaciones y movimientos, expresando así la comunión con el Papa y la asunción del impulso evangelizador desde la Eucaristía.

EL PLAN PASTORAL RESPECTO DE LA HERENCIA JUBILAR Y LA COMUNIÓN ORGÁNICA
El Obispo ha querido recordar a los fieles algunos principios fundamentales del plan pastoral (en la Introducción, n. 1: Orientación fundamental del plan), en el cual se asume afianzar la herencia del Gran Jubileo por el que hemos entrado en el IIIer. Milenio, “puesto nuestro corazón en Jesucristo, el que hace nuevas todas las cosas (a cuyo Corazón hemos consagrado la diócesis…)” y asimismo la esencial necesidad “de vivir más y mejor el Evangelio de Jesucristo, como nos refiere el Papa Benedicto XVI: "Ahora nos toca recoger la herencia jubilar, tomar conciencia de que lo importante no es tanto hacer "programas nuevos", sino vivir la novedad permanente del evangelio..." (Enc. Deus Caritas est, 1)”. Mons. Sarlinga agregó que en el mismo plan pastoral la diócesis asume el realizar lo mencionado “en fidelidad a la Iglesia, en comunión orgánica dentro de ella, con el Papa, Obispo de Roma y sucesor de San Pedro, el cual "(…) es el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los Obispos como de la muchedumbre de los fieles" como lo dice el Concilio Vaticano II, en la constitución “Lumen gentium”, n. 23.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada