lunes, 8 de agosto de 2011

Primera visita de un Obispo a “Diego Gaynor” en el día de San Cayetano


ésta noticia puede leerse también en: http://padrenuestro.net/
7 de agosto: Zárate-Campana

El pueblo de “Diego Gaynor” pertenece al partido de Exaltación de la Cruz
Diego Gaynor es una localidad del partido de Exaltación de la Cruz, cuya estación ferroviaria, dejó de brindar servicios de pasajeros desde el año 1977. Su capilla está dedicada a San Cayetano y allí concurrió para sus fiestas patronales el Obispo de Zárate-Campana, Mons. Oscar Sarlinga, el domingo 7 de agosto, a las 11. Concelebró con el Obispo el cura párroco, Pbro. Walberto Morales, de Exaltación de la Cruz, parroquia a cuya jurisdicción pertenece Diego Gaynor, que cuenta con unos 300 habitantes. Para el acto asistieron muchos fieles católicos, y el Intendente municipal y el senador provincial por el partido o circunscripción civil. La localidad se cuenta entre las pocas que han subsistido al desmantelamiento de los ferrocarriles, y que se han transformado en centros de producción agrícola, como Duggan, Villa Lía e Ireneo Portela, entre otras, todas cercanas. El pueblo de “Diego Gaynor” (que recuerda claramente la importante inmigración irlandesa de la zona) surgió  como consecuencia de la donación de tierras realizada por la señora Elena Gaynor de Duggan, en memoria de su padre don Diego Gaynor. Esa donación fue realizada el 31 de diciembre de 1894 y así surgió la estación y luego el pueblo alrededor de la misma. Don Diego Gaynor vivió hasta 1892 en su vieja estancia, edificó su casa al borde de un camino por el cual la lana de sus majadas era llevada a las barracas de Campana. Hoy el poblado de Diego Gaynor está conformado por la estación del Ferrocarril Mitre, abandonada como tantas otras y solamente mantenida en pie por el cuidado de una familia que se encuentra viviendo en ella, la escuela, un jardín de infantes, la Sala de Primeros Auxilios, algunas casitas y la mencionada Capilla de San Cayetano.  Para la visita del Obispo esta pequeña Capilla se vistió de fiesta, de conjunto con los festejos que se hicieron en el pueblo, que incluyeron una típica y clásica jineteada después de la celebración eucarística.
Mons. Oscar Sarlinga mencionó en la homilía que San Cayetano fue ordenado sacerdote el 30 de setiembre de 1517 y que celebró su primera misa en la fiesta de la Epifanía, el 6 de enero de 1517, en el altar del Pesebre de Santa María la Mayor, donde la Madre de Dios, en la Navidad siguiente le presentó a su Hijo Divino entre los brazos (como el mismo santo lo relata en una carta a la Sra. Laura Mignani, el 18 de febrero de 1518). Dijo también que se dedicó por completo a los más necesitados, a comenzar por los enfermos incurables, para lo cual fundó un hospital y ejerció personalmente la caridad con los enfermos, de manera que su ejemplo cundió y  nobles, militares y vecinos de gran fortuna o de pocos recursos, todos acudían como voluntarios al hospital. En Venecia gastó gran parte de su fortuna familiar en realizar obras de misericordia, entre otras cosas en reparar el hospital de esa ciudad, llamado Hospital Nuevo. En nuestro país, dijo Mons. Sarlinga, se lo conoce como el Santo del “Pan y Trabajo”, pues es Patrono de la Providencia, y es un ejemplo, un santo intercesor, que nos ha de llevar a una cultura del trabajo y de inclusión para todos en nuestra sociedad actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada