jueves, 31 de octubre de 2013

La esperanza, esta desconocida


Artículo tomado de: http://www.news.va/

2013-10-30 L’Osservatore Romano

La esperanza es la más humilde de las tres virtudes teologales, porque en la vida se esconde. Sin embargo nos transforma en profundidad, así como “una mujer embarazada es mujer”, pero es como si se transformara porque se convierte en mamá. De la esperanza el Papa Francisco habló el 29 de octubre en la misa celebrada en Santa Marta reflexionando sobre la actitud de los cristianos en espera de la revelación del Hijo de Dios.

A esta actitud está ligada la esperanza, una virtud —dijo al inicio de la homilía— que se ha revelado más fuerte que los sufrimientos, así como escribe san Pablo en la carta a los Romanos (8, 18-25). “Pablo —notó el Pontífice— se refiere a los sufrimientos del tiempo presente, y dice que no son comparables a la gloria futura que será revelada en nosotros”. El apóstol habla de “ardiente espera”, una tensión hacia la revelación que se refiere a toda la creación. “Esta tensión es la esperanza —continuó— y vivir en la esperanza es vivir en esta tensión”, en la espera de la revelación del Hijo de Dios, o sea, cuando toda la creación, “y también cada uno de nosotros”, será liberada de la esclavitud “para entrar en la gloria de los hijos de Dios”.

“Pablo —prosiguió— nos habla de la esperanza. También en el capítulo precedente de la carta a los Romanos había hablado de la esperanza. Nos había dicho que la esperanza no desilusiona, es segura”. Pero ésta no es fácil de entender; y esperar no quiere decir ser optimistas. Así que “la esperanza no es optimismo, no es esa capacidad de mirar las cosas con buen ánimo e ir adelante”, y no es tampoco sencillamente una actitud positiva, como la de ciertas “personas luminosas, positivas”. Esto, dijo el Santo Padre, “es algo bueno, pero no es la esperanza”.

Se dice —explicó— que es “la más humilde de las tres virtudes, porque se esconde en la vida. La fe se ve, se siente, se sabe qué es; la caridad se hace, se sabe qué es. ¿Pero qué es la esperanza?”. La respuesta del Pontífice fue clara: “Para acercarnos un poco podemos decir en primer lugar que es un riesgo. La esperanza es una virtud arriesgada, una virtud, como dice san Pablo, de una ardiente espera hacia la revelación del Hijo de Dios. No es una ilusión. Es la que tenían los israelitas” quienes, cuando fueron liberados de la esclavitud, dijeron: “nos parecía soñar. Entonces nuestra boca se llenó de sonrisa y nuestra lengua de alegría”.

He aquí que esto es cuanto sucederá cuando sea la revelación del Hijo de Dios, explicó. “Tener esperanza significa precisamente esto: estar en tensión hacia esta revelación, hacia esta alegría que llenará nuestra boca de sonrisa”. Y exclamó: “¡Es bella esta imagen!”. Después relató que “los primeros cristianos la pintaban como un ancla. La esperanza era un ancla”; un ancla fijada en la orilla del más allá. Nuestra vida es como caminar por la cuerda hacia ese ancla. “¿Pero dónde estamos anclados nosotros?”, se preguntó el Obispo de Roma. “Estamos anclados precisamente allá, en la orilla de ese océano tan lejano o estamos anclados en una laguna artificial que hemos hecho nosotros, con nuestras reglas, nuestros comportamientos, nuestros horarios, nuestros clericalismos, nuestras actitudes eclesiásticas —no eclesiales, ¿eh?—. ¿Estamos anclados allí donde todo es cómodo y seguro? Esta no es la esperanza”.

Pablo —añadió el Papa Francisco— “busca después otra imagen de la esperanza, la del parto. Sabemos de hecho que toda la creación, y también nosotros con la creación, 'gime y sufre los dolores del parto hasta hoy'. No sólo, sino también nosotros, que poseemos las primicias del espíritu, gemimos —pensad en la mujer que da a luz—, gemimos interiormente esperando. Estamos en espera. Esto es un parto”. La esperanza —añadió— se sitúa en esta dinámica de dar la vida. No es algo visible incluso para quien vive “en la primicia del Espíritu”. Pero sabemos que “el Espíritu actúa. El Evangelio —precisó el Papa refiriéndose al pasaje de Lucas (13, 18-21)— dice algo sobre esto. Actúa como si fuera un grano de mostaza, pequeñito, pero dentro está lleno de vida y de fuerza y va adelante hasta el árbol. El Espíritu actúa como la levadura que es capaz de leudar toda la harina. Así actúa el Espíritu”.

La esperanza “es una gracia que hay que pedir”; en efecto, “una cosa es vivir en la esperanza, porque en la esperanza hemos sido salvados, y otra cosa es vivir como buenos cristianos y no más; vivir en espera de la revelación o vivir bien con los mandamientos”; estar anclados en la orilla del mundo futuro “o aparcados en la laguna artificial”.

Para explicar mejor el concepto el Pontífice indicó cómo cambió la actitud de María, “una muchacha joven”, cuando supo que era mamá: “Va y ayuda y canta ese cántico de alabanza”. Porque —aclaró el Papa Francisco— “cuando una mujer está embarazada, es mujer”, pero es como si se transformara en lo profundo porque ahora “es mamá”. Y la esperanza es algo similar: “cambia nuestra actitud”. Por esto —expresó— “pidamos la gracia de ser hombres y mujeres de esperanza”.

En la conclusión, dirigiéndose a un grupo de sacerdotes mexicanos que celebraban el vigésimo quinto aniversario de sacerdocio, el Papa, indicando la imagen mariana que le habían llevado de obsequio, dijo: “Mirad a vuestra Madre, figura de la esperanza de América. Mirad, está pintada embarazada. Es la Virgen de América, es la Virgen de la esperanza. Pedidle a Ella la gracia para que los años por venir sean para vosotros años de esperanza”, la gracia “de vivir como sacerdotes de esperanza” que dan esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada